EL MODELO MINERO

El Proyecto Cerro Blanco tiene más de 2,5 millones de onzas de oro por lo que tiene el potencial para convertirse en un hito que marque la historia de un nuevo desarrollo en Guatemala.

El proyecto, que se encuentra en etapa de exploración y a la espera de la actualización de la licencia ambiental, pasará de un modelo subterráneo a uno de minería de superficie.

En 2021 completamos un estudio técnico y de ingeniería integral que describe la nueva estrategia de desarrollo, la cual cambia estructuralmente pasando de un modelo subterráneo a uno de minería de superficie.

Ese cambio se sustenta en un modelo que es más asertivo en términos técnicos y de seguridad, que representa una mayor capacidad de la mina y con ello, mayores beneficios y valor compartido para Guatemala.

Cerro Blanco representa mayores oportunidades en materia de generación de empleo local,  dinamización de la economía del país a través de impuestos y regalías; así como un control más estricto de nuestro manejo ambiental.

¿Por qué un modelo de minería de superficie?

Los estudios técnicos y de ingeniería permitieron establecer que la minería de superficie es la modalidad más adecuada para desarrollar el proceso extractivo dadas las condiciones del terreno donde está ubicado el yacimiento, pues en el mismo se encuentran altas concentraciones de agua subterránea con temperaturas muy elevadas, que dificultan las labores y ponen en riesgo la seguridad de los trabajadores.
De igual forma, se estableció que el metal disponible en el proyecto está ubicado cerca de la superficie. Por lo tanto, un modelo que transforme el antiguo método extractivo subterráneo es el más asertivo en términos técnicos y de seguridad.

¿Tienes alguna pregunta o comentario?

El proyecto Cerro Blanco tiene más de 2,5 millones de onzas de oro, por lo que tiene el potencial para convertirse en un hito que marque la historia de un nuevo desarrollo en Guatemala.

El proyecto contará con los más altos estándares de tecnología, para facilitar un correcto uso del suelo, garantizar la seguridad de los trabajadores y favorecer el cuidado del ambiente.

DATOS RELEVANTES SOBRE CERRO BLANCO

El proyecto tiene una vida estimada inicial de 14 años.

Tiene el potencial de ser desarrollado con energía limpia del proyecto Mita.

Sistema de gestión ambiental basado en la norma internacional ISO14001:2015

El proyecto se ejecutará con los más altos estándares nacionales e internacionales en materia de sostenibilidad.

Energía sostenible

El futuro proyecto geotérmico de Mita materializará nuestro compromiso de cuidado y respeto con el ambiente, ofreciéndonos una fuente de energía limpia y sostenible para el desarrollo de nuestra operación minera. Con un potencial de generación eléctrica de 50 MW, esta planta geotérmica podrá contribuir con una huella más verde en el proceso de explotación, al tiempo que ofrecerá una oportunidad nunca antes vista para fortalecer la matriz eléctrica de la región de Jutiapa, y así beneficiar a sus habitantes.

Para la ejecución de este proyecto ya hemos obtenido la licencia de operación por un periodo de 50 años, y hemos completado los estudios económicos necesarios para evaluar la viabilidad futura para la generación eléctrica en el marco del desarrollo del proyecto Cerro Blanco.

¿CÓMO FUNCIONA EL PROCESO MINERO?

1

Extracción

El proyecto Cerro Blanco usará el modelo de extracción de superficie. En este modelo, se realizan voladuras controladas y periódicas de la roca mineralizada con oro y este material luego se transporta a la planta de metalurgia. Estas voladuras no representan riesgos de seguridad para las personas, no generan exceso de ruido, ni de material particulado.
2

Procesamiento

El material extraído, que es principalmente roca sólida, es transportado a la planta de procesamiento ubicada dentro del Proyecto. Allí se desarrolla un proceso que comienza con la trituración y clasificación del material, que luego pasa por diferentes etapas en las que se obtienen las partículas de oro y plata.
3

Relaves secos

Elevar Resources ha decidido implementar la modalidad de relaves secos en lugar de las conocidas presas de cola (piscinas de agua). Esta opción, aunque implica mayores inversiones y procesos más tecnificados, es la adecuada para que toda la cadena productiva se desarrolle de manera sostenible.

 

Los relaves son en su mayoría roca triturada que se convierte en arena luego del proceso de metalurgia con el que se recupera el oro. Este material pasa por un proceso de deshidratación y secado, en el que se deriva cualquier desecho en estado líquido hacia la planta de tratamiento de aguas.

¿CÓMO VA EL PROYECTO?

En noviembre de 2021 se completó una actualización del Plan de Gestión Ambiental, alimentada por los resultados del estudio técnico más reciente sobre el proyecto. Esta actualización ya fue revisada por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales y se encuentra ahora en el Ministerio de Energía y Minas.

Un paso indispensable para seguir avanzando en el camino hacia la obtención de la licencia para la construcción de la mina bajo el nuevo modelo operativo, proceso que se estima dure aproximadamente dos años e inicie en el segundo semestre de 2022.

En febrero de 2022 se completó el Estudio de Factibilidad, en cuyos resultados se destaca que Cerro Blanco tiene una de las mejores previsiones económicas en la industria para un proyecto de explotación de oro. Esto se refleja en su potencial de generación de un flujo de caja anual de más de USD $220 millones, del que se verán beneficiados el Estado Guatemalteco y todos sus ciudadanos.

La vida útil estimada de la mina es de catorce años, con una producción promedio de más de 240 000 onzas durante los primeros diez.

Lo anterior representa un estimado de valor actual que supera los mil millones de dólares americanos, y un retorno interno de inversión, después de impuestos, de alrededor del 30%.

ÚLTIMAS NOTICIAS

APOSTAMOS POR EL
DESARROLLO SOCIAL

NUESTRA RESPONSABILIDAD CON
EL MEDIO AMBIENTE